Mayorista Diamante – Mejor que el comercio minorista

October 13th, 2013

Un mayorista de diamantes no es sólo para el sentido común los novios-a-ser puede ahorrar hasta un 40 por ciento mediante la reducción de la mitad-hombre, sino a nadie. Para disfrutar de la reducción significativa en el costo, obtendrá su diamante directamente desde el mayorista, en vez de ir a través de un joyero. La mayoría de los mayoristas venden diamantes sueltos que vienen de un minero a un cortador o lapidaria, a un comprador internacional. Que el comprador puede vender a un joyero o directamente a usted. Usted todavía tiene que localizar a un profesional para montar el anillo, sin embargo, el diamante es el componente más caro de la joyería por lo que el ahorro de costes es significativa.

El Internet ha abierto el mundo de la empresa mayorista de diamantes para el público. Joyeros locales no pueden ofrecer precios al por mayor porque tienen que pagar el alquiler y la dotación de personal. Utilice la web a tu máximo partido al pedir ver las credenciales del mayorista y para ver si es un miembro de una asociación profesional o de negocios, tales como el Better Business Bureau. Pregunte si venden piedras GIA certificados que garantizan una mejor inversión. Edúcate a ti mismo en el diamante de la terminología como el color, quilates, claridad y corte. Aprende a preguntar acerca de los defectos e imperfecciones. Saber sobre tratados, los conflictos de color, y los diamantes sintéticos. Esto le dará credibilidad y el respeto con un mayorista.

Una vez que se presentan con un diamante, examinarlo por completo y considerar la obtención de una segunda opinión imparcial acerca de la calidad de la piedra y el precio inmediatamente después de la compra. Si el concesionario es honesto, que va a aceptar una devolución si usted no está completamente satisfecho. Recuerde que el costo más barato no significa una piedra inferior. Al igual que con cualquier joyero, el mayorista de diamantes tendrá una gama de opciones para satisfacer el gusto del novio y la billetera.

Comments are closed.